top of page

Desconexión de la naturaleza: Ampliando nuestra comprensión de relaciones entre humanos y naturaleza






British Ecology Society

People and Nature Journal

First published: 22 February 2023


Handling Editor Kathryn Williams



Abstract

La relación humana con la naturaleza es un tema que ha sido explorado a lo largo de la historia humana. Más recientemente, la idea de la conexión con la naturaleza ha surgido como un importante campo de estudio transdisciplinario. A pesar de la atención académica creciente hacia la conexión con la naturaleza, la noción de desconexión de la naturaleza sigue siendo subteorizada y poco estudiada.


En este artículo, argumentamos a favor de una comprensión más integral de la desconexión de la naturaleza para fortalecer las teorías de las relaciones humanas con la naturaleza que van más allá de las relaciones individuales y consideran factores sociales y colectivos de desconexión, incluyendo dimensiones institucionales, socioculturales y de poder.


Basándonos en las percepciones de casos, presentamos la 'rueda de la desconexión' para ilustrar cómo las desconexiones de la naturaleza se manifiestan a través de procesos individuales o sociales de creación de significado, problematizando así la investigación existente que busca crear dualismos entre los impactos positivos y negativos de los humanos en el medio ambiente, aislando contextos culturales o políticos.


No buscamos descartar la investigación o los esfuerzos prácticos importantes para fomentar la conexión de un individuo con la naturaleza al elevar la desconexión. En cambio, esperamos que la creación de una mayor conciencia y comprensión de la desconexión pueda guiar oportunidades hacia adelante para fortalecer una conexión con la naturaleza a lo largo de un continuum desde lo individual hasta lo social.


INTRODUCCIÓN

El catastrófico cambio climático, la rápida pérdida de biodiversidad (la sexta extinción masiva), las pandemias (por ejemplo, COVID-19), el aumento acelerado en el consumo y uso de recursos naturales (por ejemplo, la minería de metales pesados), los conflictos humanos (por ejemplo, la crisis de refugiados y los conflictos impulsados por la explotación de recursos) y otros problemas socioecológicos demuestran que los humanos viven más allá de los límites planetarios (por ejemplo, IPCC, 2021; IPBES (Brondizio, Díaz, et al., 2019); McPhearson et al., 2021; Rockström et al., 2009). Vivir más allá de estos límites tiene impactos adversos en la buena calidad de vida (Díaz et al., 2019) y la salud de los ecosistemas (Persson et al., 2022). La reversión de estas tendencias negativas requiere transformaciones rápidas hacia la sostenibilidad (McPhearson et al., 2021). Además, estas tendencias reflejan una tensión crítica entre las acciones humanas y los arreglos institucionales que, por un lado, promueven la conexión con la naturaleza, mientras que, por otro lado, pueden ayudar a estructurar la desconexión. Por ejemplo, muchos educadores conocen la investigación y el plan de estudios para apoyar la conexión con la naturaleza. Sin embargo, los arreglos institucionales en las escuelas parecen reducir la oportunidad real de experimentar la naturaleza, como lo demuestran factores como el recreo acortado, las pautas de seguridad estrictas y los esfuerzos para mejorar el rendimiento escolar y los resultados de las pruebas (Romero y Woodward, 2015). Por lo tanto, es fundamental explorar las dimensiones de la conexión y la desconexión y considerar qué factores las reproducen. A su vez, este enfoque implica la necesidad de una comprensión multidimensional de la desconexión y su posición en la investigación sobre la conexión con la naturaleza. Una forma de estudiar este enfoque a las transformaciones hacia la sostenibilidad es utilizando el concepto de conexión con la naturaleza (C2N). De hecho, la conectividad con la naturaleza se ha presentado como un punto de apalancamiento para la sostenibilidad: fomentar las conexiones en lugares específicos en un sistema complejo puede tener influencias de gran alcance (Abson et al., 2017; Chan et al., 2020; Fischer y Riechers, 2019).


Se ha prestado mucha atención académica al desarrollo de una mejor comprensión de la Conexión con la Naturaleza (C2N); se han desarrollado varios conceptos para explorar las conexiones subjetivas o autoinformadas con la naturaleza y posibles resultados de comportamiento proambiental (Capaldi et al., 2014; Mayer & Frantz, 2004; Tam, 2013). Participar en el mundo interno de las emociones y las identidades se ha considerado una forma crítica de evaluar las posibilidades de transformaciones rápidas hacia la sostenibilidad (Ives et al., 2017). Sin embargo, en esta creciente investigación sobre la conectividad, el concepto de desconexión y el gradiente entre la conexión y la desconexión han sido ampliamente pasados por alto. Además, una amplia organización social también es en gran parte ignorada. Las múltiples formas en que las personas y los grupos experimentan la desconexión de la naturaleza, por ejemplo a través de la ansiedad, los diservicios ecosistémicos, el miedo a la naturaleza, los conflictos entre humanos y vida silvestre, el trastorno por déficit de naturaleza, el crimen, las experiencias de naturaleza virtual y el cambio radical del paisaje/solastalgia, están pobremente representados en la investigación sobre la conexión con la naturaleza, el apego al lugar y los valores relacionales (Beyer et al., 2014; Elliott et al., 2020; Escobedo et al., 2011; Galway et al., 2019; Ives et al., 2016; Lapointe, 2020; Soga & Gaston, 2022).


Esta falta de reconocimiento de la complejidad del gradiente entre la conexión y la desconexión hace que nuestra comprensión de la C2N sea incompleta. Por ejemplo, existe la posibilidad de que etiquetemos ciertos temores a la naturaleza como evidencia de desconexión cuando pueden reflejar un conocimiento íntimo de la misma o una respuesta innata o aprendida al riesgo, una posible conexión (Beery et al., 2015). De hecho, no somos conscientes de ninguna investigación que haya intentado sintetizar múltiples tipos de desconexión, cuándo y cómo se manifiesta la desconexión y la conexión en diferentes formas de naturaleza, las implicaciones de una mayor comprensión de la desconexión para las transformaciones hacia la sostenibilidad, ni las condiciones subyacentes de desconexión.


Se ha prestado mucha atención académica al desarrollo de una mejor comprensión de la C2N; se han desarrollado varios conceptos para explorar conexiones subjetivas o autoinformadas con la naturaleza y posibles resultados conductuales proambientales (Capaldi et al., 2014; Mayer & Frantz, 2004; Tam, 2013). El compromiso con el mundo interno de las emociones y las identidades se ha considerado una forma crítica de evaluar las posibilidades de transformaciones rápidas hacia la sostenibilidad (Ives et al., 2017). Sin embargo, en esta creciente beca de conectividad, el concepto de desconexión y el gradiente entre conexión y desconexión han sido ampliamente pasados por alto. Además, una amplitud de organización social también se pasa en gran medida por alto. Las múltiples formas en que los individuos y los grupos experimentan la desconexión de la naturaleza, por ejemplo, a través de la ansiedad, los servicios de ecosistemas, el miedo a la naturaleza, los conflictos humanos-fauna, el trastorno por déficit de naturaleza, el crimen, las experiencias de naturaleza virtual y el cambio paisajístico radical/solastalgia están pobremente representados en la beca de conexión a la naturaleza, la vinculación con el lugar y los valores relacionales (Beyer et al., 2014; Elliott et al., 2020; Escobedo et al., 2011; Galway et al., 2019; Ives et al., 2016; Lapointe, 2020; Soga & Gaston, 2022).

Esta falta de reconocimiento de la complejidad del gradiente entre conexión y desconexión hace que nuestra comprensión de la C2N sea incompleta. Por ejemplo, existe la posibilidad de que etiquetemos ciertos miedos naturales como evidencia de desconexión cuando pueden reflejar un conocimiento íntimo de la naturaleza o una respuesta innata o aprendida al riesgo, una posible conexión (Beery et al., 2015). De hecho, no tenemos conocimiento de ninguna investigación que haya intentado sintetizar múltiples tipos de desconexión, cuándo y cómo se manifiesta la desconexión y la conexión en diferentes formas de naturaleza, las implicaciones de una mayor comprensión de la desconexión para las transformaciones hacia la sostenibilidad, ni las condiciones subyacentes de desconexión.

Una mirada a la literatura sobre los servicios de los ecosistemas también puede ser útil en los esfuerzos por considerar la desconexión. Esta literatura ha sintetizado, por ejemplo, los servicios y dis servicios del ecosistema e identificado los principales grupos de dis servicios, como los ecológicos, económicos, de salud humana, psicológicos y generales (Von Döhren y Haase, 2015). Las representaciones mediáticas de estos dis servicios destacan eventos relacionados con el clima, miedos y riesgos, problemas estéticos, inhibición de actividades y funciones del ecosistema que causan daño (Lyytimäki, 2015). Este trabajo se centra en los efectos adversos de los procesos del ecosistema en la salud física/mental humana, la economía y el impacto ecológico (ver Liu et al., 2018, para una visión general).


Se ha observado una falta de estudios y teorías para comprender los deservicios y desvalores de la naturaleza (Lliso et al., 2022). Un ejemplo de esta brecha es la consideración insuficiente de la complejidad gradual de los servicios y deservicios en la literatura de servicios ecosistémicos (similar a la falta de complejidad gradual entre conexión y desconexión). En respuesta a esta brecha, Saunders y Luck (2016) enfatizan un enfoque holístico que reconoce el contexto al considerar la función del ecosistema, señalando específicamente que una función del ecosistema puede ser un servicio, un deservicio o benigna dependiendo del contexto.


Soga y Gaston (2022) han considerado los resultados de la bifobia, el asco y el miedo a través de estudios de percepción animal, conflicto humano-vida silvestre y educación ambiental. Su examen proporciona información sobre interacciones negativas con la naturaleza y contribuye a una mejor comprensión de la desconexión individual de la naturaleza. Además, Soga y Gaston (2022) ayudan a establecer un puente entre la focalización en la relación individual y aquellos factores que tienen un aspecto amplio y colectivo. Por ejemplo, describen el "efecto de oportunidad" como factores en el entorno de una persona que hacen posible un comportamiento particular. También identifican elementos colectivos que moldean oportunidades, como la socioeconomía y la infraestructura urbana. La revisión desempeña un papel importante en ayudar a ampliar nuestra conciencia de la desconexión, incluyendo desvalores relacionales e interacciones sensoriales negativas, junto con vínculos con fuerzas colectivas que ayudan a moldear estas experiencias de la naturaleza.


1.1 Describiendo la desconexión

No se proporciona una definición explícita para evitar limitar innecesariamente la consideración de la desconexión de la naturaleza al comienzo de nuestra investigación. Sin embargo, podemos obtener información de definiciones como la propuesta por Brondizio, Díaz, et al. (2019), donde la naturaleza se ve como existencias y flujos de materiales, organismos o energía, reconociendo también elementos no materiales. Este reconocimiento de lo no material incluye las contribuciones de la naturaleza a las personas, como la inspiración, la alegría u otros valores relacionales, que son relaciones no instrumentales incrustadas entre las personas y la naturaleza (Chan et al., 2016; Himes y Muraca, 2018; Teff-Seker et al., 2022). Por lo tanto, desde esta perspectiva general de la naturaleza, podemos describir ampliamente la desconexión como la falta de conciencia o el desprecio por la identidad humana en los elementos materiales y dentro de los flujos, la energía y otros elementos y valores no materiales que constituyen la naturaleza. Sostenemos que esta desconexión puede rastrearse a muchos factores, como las orientaciones ideológicas, las relaciones políticas, las normas socioculturales y los arreglos institucionales que impiden la conciencia o crean desprecio por las personas como parte de la naturaleza. También es importante aclarar que la desconexión puede ser (re)producida y experimentada en un espectro desde lo individual hasta lo social.


Además, entendemos la identidad y la agencia, individuales, como moldeadas por la organización social. Por ejemplo, estudios han demostrado que la vinculación social mediada por las interacciones con la naturaleza se extiende más allá del sitio de la experiencia y fortalece las relaciones tanto a nivel personal como colectivo (McMillen et al., 2016). Esta naturaleza co-constitutiva de lo individual y lo social implica que la desconexión de/con la naturaleza no se reduce al nivel del individuo o del grupo. Por lo tanto, entendemos que la desconexión se produce y experimenta a través de un proceso no lineal y recursivo a través de la interrelación individual y social. Tomamos inspiración de la teoría de la planificación del paisaje; una línea de investigación en este campo se centró en cómo la estética del paisaje podría evaluarse de manera que se aplique no solo a individuos, sino también a grupos sociales más grandes, en el mejor de los casos, a la sociedad en general (Hermes et al., 2018).


Reconocemos que la desconexión de la naturaleza es socialmente construida y tiene múltiples significados, a menudo objeto de discusión y debate filosófico (ver, por ejemplo, Castree, 2014; Haraway, 2008; Muraca, 2011; Pascual et al., 2021). Además, también reconocemos que la idea misma de desconexión humano-naturaleza está incrustada dentro de marcos ontológicos específicos, por ejemplo, las tradiciones religiosas y filosóficas de origen europeo (Plumwood, 2002; Todd, 2016). En todo el mundo, especialmente entre los pueblos indígenas y las Primeras Naciones, muchas orientaciones ontológicas no hacen una distinción entre los seres humanos y su mundo (De la Cadena, 2015; Watts, 2013). En cambio, es a través de los proyectos de colonialismo europeo que se han introducido distinciones entre los seres humanos y la naturaleza mediante la dominación política, los programas de reeducación, la hegemonía cultural y el trabajo forzado y el genocidio (Whyte, 2018a, 2018b; Yusoff, 2018). Creemos que es importante reconocer este origen particular de la desconexión de la naturaleza y cómo los proyectos coloniales han incorporado grandes extensiones del mundo en ontologías y tradiciones epistémicas específicas que plantean y reproducen la desconexión. Al mismo tiempo, reconocemos que todos somos académicos provenientes de naciones europeas o coloniales blancas y, en muchos casos, operamos dentro de una tradición intelectual arraigada en supuestos de separación humano-naturaleza, una manifestación de desconexión. Consideramos que es un proyecto intelectual crítico involucrarse y complicar ideas de conexión y desconexión dentro de esta tradición. Por lo tanto, si bien reconocemos la especificidad histórica y geográfica de la idea de que los seres humanos y la naturaleza están separados, procedemos desde el supuesto normativo de esta separación para comprender mejor cómo se configura un complejo gradiente de conexión y desconexión de la naturaleza dentro de nuestro marco ontológico compartido.


Incluso dentro de esta visión compartida, es probable que la estructura, el contenido y la intensidad de la desconexión varíen según el marco de la naturaleza dentro de contextos específicos. Además, el marco de desconexión variará según los paradigmas de investigación. En un extremo del espectro, existe una tendencia biológica y evolutiva hacia el dualismo y la bifurcación entre humanos y naturaleza, caracterizada por una distinción ontológica entre sujeto y objeto. En el otro extremo del espectro, las relaciones entre humanos y naturaleza se ven como un "macroproceso unificado" (Rescher, 1996), coherente con las visiones del mundo pluricéntricas que se centran en relaciones recíprocas, interdependientes, entrelazadas e integradas entre humanos y otros seres que no son humanos (Anderson et al., 2022; Gould et al., 2019; Raymond et al., 2017). En esta visión encarnada, el sujeto y el objeto no pueden separarse dada la dinámica red de relaciones entre mente, cultura, cuerpo y medio ambiente (Kaaronen, 2018; Raymond et al., 2017).


1.2 El objetivo del artículo

Si bien el respeto por el pluralismo epistémico es coherente con una visión postnormal de la ciencia de la sostenibilidad, la visión no dualista de las relaciones entre humanos y naturaleza probablemente apoya la transformación necesaria hacia la sostenibilidad. Sin embargo, nuestro mundo predominantemente respalda la visión bifurcada y, como resultado, vemos manifestarse ciertos tipos de desconexión. Por lo tanto, en este artículo, buscamos explorar la gama de "desconexiones" que pueden representarse a través de la filosofía de la sustancia, donde se enfatiza la individualidad discreta, la separación implícita de humanos/sociedad y naturaleza/medio ambiente enfatiza la estabilidad y pasividad clasificatoria (cosas sobre las que se actúa) (ver Kaaronen, 2018 para obtener más información). Este artículo tiene como objetivo comprender mejor las múltiples y a veces competidoras formas en que los humanos se desconectan de la naturaleza. Proponemos un marco conceptual para comprender las múltiples perspectivas de las desconexiones de la naturaleza basado en información de literatura revisada por pares y, en particular, en el marco de conexión humano-naturaleza de Ives et al. (2018). Luego mostramos los límites de esta perspectiva individualista al situar la desconexión como producida a través de relaciones sociales e institucionales en toda la amplitud de la organización social. La diversa organización social destaca un espectro desde lo individual hasta una organización más colectiva, como la consideración de configuraciones socioculturales, relaciones políticas y organización política. Luego usamos ejemplos de estudios de caso para explorar esta complejidad.


2 DIMENSIONES DE LA DESCONEXIÓN

Partiendo del interés subyacente en el gradiente entre la conexión y la desconexión, esta sección utiliza la revisión exhaustiva de la conexión entre humanos y la naturaleza realizada por Ives et al. (2018) como punto de partida para considerar cuidadosamente una comprensión más profunda de la desconexión. Combinando esta revisión de la conexión entre humanos y la naturaleza con la definición de trabajo de desconexión de la naturaleza mencionada en la introducción, desarrollaremos una descripción más completa de la desconexión.




El primer párrafo presenta una visión general de las diferentes formas de desconexión de la naturaleza a nivel individual que surgieron de nuestra revisión de la literatura. No solo funciona para identificar desconexiones a través de la reflexión de las dimensiones de conexiones, material, experiencial, cognitiva, emocional y filosófica (Ives et al., 2018), sino que también ayuda a discutir problemas conceptuales que surgen al discutir el gradiente de conexión-desconexión. La Tabla 1 no pretende ser exhaustiva sino más bien proporcionar una visión general de la desconexión de las dimensiones clave de la conexión; se debe tener en cuenta que la organización de la tabla no reconoce una posible superposición en las categorías, muchas de las cuales existen. Por ejemplo, dentro del dominio 'experiencial', la desconexión debido a la extinción de la experiencia y el trastorno de déficit de naturaleza es un descriptor. Al mismo tiempo, el cuadro describe la dimensión emocional y describe la desconexión debido a la biophobia, el miedo y la repugnancia; estas dos dimensiones pueden muy bien superponerse de múltiples maneras, por ejemplo, considerar el fenómeno del peligro de extraños (Louv, 2005), es decir, los temores sociales y el aumento de la seguridad infantil en culturas específicas que impiden el acceso regular a la experiencia en la naturaleza (Skar et al., 2016). Otro ejemplo de esta superposición se puede observar en cómo las dimensiones experiencial y cognitiva se difuminan en términos de la idea de la extinción societal de especies, la pérdida de experiencia en la naturaleza y el desvanecimiento del conocimiento cultural y la memoria colectiva de las especies, a menudo denominado como síndrome de la línea base cambiante (Jarić et al., 2022; Soga & Gaston, 2018).


Una revisión cuidadosa de esta tabla/método de organización de una comparación revela aspectos de desconexión que no son evidentes en una reflexión del marco de conectividad, cada uno relacionado con la organización social e institucional en procesos de creación de significado individual y social. Los procesos de creación de significado se refieren a cómo las personas interpretan sus mundos sociales y materiales con ideas que pueden comunicarse a otros (Lukianova & Fell, 2015). Estos procesos unen a individuos y grupos sociales al depender de formas compartidas de organización social o institucional para generar y transmitir significado (Kitayama, 2002). La creación de significado informa nuestra comprensión de la desconexión como sensible a factores socioculturales, atento al papel de las instituciones en la desconexión y afectado por expresiones políticas/relaciones de poder. Un ejemplo del espectro de la creación de significado se puede encontrar en la beca de adaptación al cambio climático. El tema de la acción individual y social entrelazada ya se aborda ampliamente (por ejemplo, Newell et al., 2021; Poortinga et al., 2021). Whitmarsh et al. (2021) se basan en el trabajo de Nielsen et al. (2021) para recordarnos que, a pesar de que el cambio de comportamiento a menudo se concibe de manera estrecha como una acción del consumidor a nivel individual, estas acciones deben entenderse como que se extienden a través de una multitud de contextos humanos, "desde miembros de comunidades, participantes en organizaciones, y como ciudadanos que pueden influir en la política" (Whitmarsh et al., 2021, p. 1). Aparentemente, las desconexiones se extienden a través de muchos contextos humanos, desde la perspectiva individual hasta la construcción de significado social. La sección 2.1 considerará la dominancia de la perspectiva individual y también se ampliará a consideraciones más sociales e institucionales que no están completamente capturadas por la tabla 1 que refleja el marco de Ives et al. (2018).


2.1 Desde la perspectiva individual hacia la organización social e institucional

Al abordar la relación entre humanos y naturaleza desde la perspectiva de la desconexión, encontramos que un aspecto significativo de cómo se aborda la conexión con la naturaleza se enfatiza en los procesos individuales a través de las cinco dimensiones utilizadas por Ives et al. (2018). Un ejemplo es la Tabla 1, que proporciona una visión general de la escala analítica para la conexión con la naturaleza, principalmente a nivel individual. Otro ejemplo de la dominancia de la escala individual para las concepciones de la conexión con la naturaleza es la amplitud de las teorías de conexión (Beery y Wolf-Watz, 2014), utilizadas en la educación ambiental y campos superpuestos (psicología ambiental, arquitectura del paisaje, geografía humana, recreación al aire libre), como la conexión con la naturaleza y la relación con la naturaleza (Mayer y Frantz, 2004; Nisbet et al., 2009). Estas teorías se centran en la identidad individual y personal con respecto a la relación humana con la naturaleza. Esta énfasis teórica también se observa a través de las herramientas utilizadas para medir la conexión con la naturaleza. La Guía del Practicante para Evaluar la Conexión con la Naturaleza proporciona 11 herramientas para evaluar la conexión para varios públicos (Salazar et al., 2020, 2021). La aplicación de estas herramientas a menudo se describe en términos de una medición individual, por ejemplo, en el siguiente texto de la guía: "Un educador ambiental podría querer documentar las diferencias en la relación de un niño con la naturaleza antes y después de participar en un campamento de verano" (Salazar et al., 2020, p. 7). Aunque las evaluaciones individuales se pueden agregar para un análisis a nivel de grupo más amplio, cabe señalar que estos esfuerzos se centran más en la intervención educativa y menos en la definición o descripción de la desconexión; el enfoque suele estar en un análisis a nivel individual basado en una intervención educativa/experimental.


Un último ejemplo de la dominancia de la perspectiva individual en la consideración de la relación humana con la naturaleza se puede observar en el lenguaje utilizado en la comunicación del comportamiento ambiental y el cambio climático. Shove (2010) destaca las estrategias de comunicación de mensajes sobre el comportamiento del cambio climático que se centran en el comportamiento a nivel individual, ignorando la necesidad de un comportamiento institucional/organizacional más amplio. Un buen ejemplo de esto se puede ver en el lenguaje alrededor de la "huella de carbono" de uno, es decir, campañas exitosas de relaciones públicas que enfatizan la contribución individual a las emisiones de carbono para desviar la atención de las emisiones de instituciones y organizaciones, como los conglomerados petroleros gigantes (Kaufman, 2022). El New York Times publicó un artículo de opinión en 2021 titulado "Preocuparse por tu huella de carbono es exactamente lo que las grandes petroleras quieren que hagas" (Schendler, 2021), detallando cómo el enfoque en el cambio de comportamiento individual hace poco para promover un cambio sistémico más amplio.


A pesar del enfoque individual, reconocemos que la conexión de las personas y su experiencia en la naturaleza está incrustada en contextos sociales, institucionales y políticos más grandes que influyen en las oportunidades y expresiones de conexión con la naturaleza (Andersson et al., 2022), así como en los contextos socioecológicos relevantes (Kendal y Raymond, 2019). Por ejemplo, Manfredo, Berl, et al. (2021) y Manfredo, Teel, et al. (2021) encontraron que los valores de vida silvestre en los Estados Unidos están cambiando de dominación (tratando a la vida silvestre como recursos para ser utilizados en beneficio humano) a mutualismo (viendo a la vida silvestre como parte de la comunidad social y merecedores de derechos como los humanos). Estos cambios se explican en parte por la inmigración a áreas urbanas de personas que comparten valores de mutualismo, el aumento del desarrollo socioeconómico y la reducción del contacto y las amenazas percibidas de la naturaleza. En cuanto a los valores culturales, Kitayama et al. (2010) señalaron que a medida que los migrantes se desplazaban hacia el oeste de los Estados Unidos durante los siglos XVIII y XIX, ocurrió un cambio de valores culturales de la interdependencia orientada hacia la felicidad social y las relaciones sociales a los valores de independencia orientados hacia la felicidad personal y el egocentrismo. Este cambio de valores culturales se reflejó en la aceptación de nuevas tecnologías, nuevos arreglos institucionales y la adopción de nuevas costumbres, incluidas las reglas formales. En resumen, las interacciones multielectorales entre los procesos de creación de significado individual y social dan forma a las reglas formales e informales por las que vivimos y las formas en que valoramos la naturaleza.


Dentro de la literatura sobre la conexión con la naturaleza, se ha prestado menos atención al papel de la sociedad y las instituciones, con notables excepciones, como la teoría de la representación social (Buijs et al., 2012; Figari y Skogen, 2011) o los modelos mentales (Medin et al., 2007). Además, muchas organizaciones, como las ONGs ambientales, intentan combatir las desconexiones ofreciendo programas educativos y experiencias al aire libre. El contexto social en dichos programas a menudo es esencial para la construcción de significado social (Beames y Atencio, 2008). Además, las políticas de espacios verdes en las ciudades y más allá tienen una gran influencia en las oportunidades de experimentar la naturaleza (Soga y Gaston, 2016).


En consecuencia, las políticas más allá del individuo tienen un impacto significativo en las (des)conexiones individuales y sociales con la naturaleza. Las desconexiones experiencial y cognitiva pueden surgir de los cambios sociales en la vida cotidiana y los paisajes que han dado lugar a un mayor uso de materiales duros, el sedentarismo y el tiempo en interiores (Chawla, 2020; Kesebir y Kesebir, 2017). Al mismo tiempo, las desconexiones emocionales y filosóficas pueden reproducirse y difundirse a través de formas de comunicación masiva y deliberación compartida, desde las redes sociales hasta las instituciones multinacionales (West, 2006). En todos estos tipos de desconexión, las desigualdades sistémicas basadas en diferencias de raza, etnia y género, por ejemplo, también influyen en las oportunidades y percepciones de conexión con la naturaleza disponibles para un individuo dado (Avila, 2018; Finney, 2014; Heynen et al., 2006; Sonti et al., 2020).


Es necesario volver a la descripción de la desconexión ofrecida anteriormente en este artículo. Describimos la desconexión "como una falta de conciencia o falta de consideración por la identidad humana en los elementos materiales y dentro de los flujos, la energía y otros elementos y valores no materiales que constituyen la naturaleza". Esta definición sigue siendo útil, pero se puede desarrollar aún más aclarando lo que significa la desconexión individual y social. En última instancia, la desconexión individual es la falta de un sentido de identidad o pertenencia junto con la percepción de la naturaleza, mientras que la desconexión social examina las formas y los impulsores colectivos, institucionales y sociales de esta desconexión. Queremos enfatizar que la desconexión resulta de formas e impulsores interrelacionados tanto individuales como sociales. Por ejemplo, el miedo es tanto una forma como un impulsor relacionado con procesos individuales y sociales. El miedo a caminar en el bosque es un sentimiento individual (desconexión emocional), pero también un impulsor que podría resultar en una desconexión filosófica (o viceversa), pero también podría ser una forma sociocultural de desconexión relacionada con la ausencia/presencia de otras personas en el bosque, que a su vez también podría entenderse como un impulsor detrás de la desconexión. Por lo tanto, los niveles social e individual de la creación de significado funcionan como formas e impulsores interrelacionados de la desconexión de la naturaleza.


Esta consideración de las formas en que se produce la desconexión de la naturaleza en toda la amplitud de una organización social e institucional revela al menos tres aspectos de la desconexión que no son evidentes en una reflexión del marco de conectividad: La desconexión debe incluir factores socioculturales relevantes; Se debe considerar el papel de las instituciones/organizaciones en la desconexión; La desconexión se ve afectada por las expresiones políticas/relaciones de poder. Estas ideas se desarrollan en detalle en las siguientes tres secciones.


2.2 Disconexión producida y reproducida por factores socioculturales

Como se mencionó en las secciones anteriores, afirmamos que la literatura de conexión con la naturaleza aborda principalmente el nivel individual de conexión con la naturaleza como resultado de pasar por alto el papel de las normas culturales en la estructuración de la interacción (Berger y Luckmann, 1966; Gelfand et al., 2011; Hodgson, 1988; Searle, 2010). Estas normas se internalizan durante la socialización y se convierten en parte de la identidad de una persona y forman lo que creen que es correcto hacer. Según Hall y Du Gay (1996; cf. Skogen et al., 2017, p. 13), la "cultura" es "el terreno real de prácticas, representaciones, lenguajes y costumbres de cualquier sociedad específica". La desconexión también está influenciada y producida/reproducida a través de factores culturales, como normas, valores, creencias y símbolos expresivos de la cultura, que influyen en los cinco dominios dentro de la tabla de Ives et al. (2018): material, experiencial, cognitivo, emocional y filosófico. La dimensión cognitiva de la desconexión (descrita en la Tabla 1 como desconexión debido a la ignorancia ecológica y la pérdida/falta de memoria biocultural; y desconexión debido a la falta de conocimiento de los comportamientos y habilidades de recreación al aire libre) está incrustada e influenciada, por ejemplo, por conversaciones, estereotipos, prácticas típicas, símbolos sobre la naturaleza y conocimientos compartidos. Siguiendo, por ejemplo, a Kitayama (2002), los valores están profundamente incrustados en nuestro entorno, incluidos los símbolos y patrones de comunicación, y en consecuencia, los valores influyen en cómo nos relacionamos con nuestro entorno natural. La desconexión filosófica (descrita en la Tabla 1 como la desconexión debido a una relación distante o indiferente con la naturaleza, la desconexión debido a cambios en los estilos de vida y la desconexión debido al desacoplamiento humano/naturaleza) también está incrustada en factores socioculturales. La "relación distante o indiferente con la naturaleza" se encuentra en la literatura de orientación de valores de la vida silvestre, en la que los seres humanos con valores "distantes" hacia la vida silvestre tienen menos interés en la vida silvestre y los problemas relacionados con ella (Gamborg y Jensen, 2016; Teel et al., 2010).


Sin embargo, Manfredo, Berl, et al. (2021) y Manfredo, Teel, et al. (2021) encontraron un cambio intergeneracional en los valores sociales hacia la vida silvestre y lo relacionaron con las tendencias en los factores socioeconómicos a nivel estatal con el tiempo. La urbanización creciente, la educación y el bienestar económico general en las sociedades posindustriales han resultado en cambios sin precedentes en los valores a nivel individual, influyendo en las relaciones humanas con la vida silvestre. Por lo tanto, argumentamos que tendencias similares deben ser abordadas en el caso de la conexión con la naturaleza.


2.3 Disconnexión producida y reproducida por instituciones.

Las instituciones no se limitan a los gobiernos y corporaciones. En su lugar, las instituciones también pueden incluir a los grupos que se forman a través de una identidad común (comunidad de lugar), un conjunto compartido de intereses (comunidad de interés) o práctica (comunidad de práctica) (Harrington et al., 2008). Por ejemplo, la comunidad política mundial está luchando por acciones para abordar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad; y un ejemplo específico puede notarse en el Acuerdo Climático de París (IPCC) y las estrategias de protección de la biodiversidad (IPBES), donde tanto las instituciones gubernamentales como no gubernamentales se han movilizado hacia transformaciones de sostenibilidad para alcanzar estos objetivos compartidos. Por lo tanto, es crucial considerar la desconexión producida/reproducida por las instituciones sociales y políticas, incluyendo normas, leyes y sistemas de gestión (Vatn, 2005). Estas instituciones pueden establecer o respaldar normas, políticas y reglas legales para invocar e influir en las preferencias, valores y comportamiento de las personas (Anderson et al., 2022; Vatn, 2005), como en los casos de desarrollo urbano dependiente del automóvil (Soininen et al., 2022) o al no priorizar entornos educativos de la primera infancia con elementos verdes adecuados (Chawla, 2021) o al incluir a los niños pequeños en un discurso más amplio sobre los servicios de los ecosistemas (Beery y Lekies, 2021).


Además, las instituciones y agentes de cambio pueden ser abiertos o cerrados a nuevas ideas y prácticas. Pueden promover o resistir el cambio a través de canales de comunicación pública o de cabildeo cerrado, o mediante la promulgación de reformas institucionales (por ejemplo, cambios en políticas y leyes) con el apoyo de funcionarios electos (Patterson et al., 2021). Sostenemos que estos aspectos de las instituciones desempeñan un papel vital en la producción o contrarrestación de la desconexión de la naturaleza. Por ejemplo, las desconexiones materiales y experiencias de la naturaleza causadas por la degradación rutinaria del medio ambiente global por parte de actores corporativos, como las compañías petroleras, pueden ser desafiadas por la sociedad civil a través de las instituciones judiciales, como en el caso de Milieudefensie et al. versus Royal Dutch Shell, donde el Tribunal de Distrito de La Haya ordenó a Shell que redujera sus emisiones globales de dióxido de carbono en un 44% para 2030, en comparación con los niveles de 2019 (Macchi y van Zeben, 2021). Sin embargo, la adopción institucional de nuevos marcos, como el modelo de ciudad INTELIGENTE, puede fomentar desconexiones materiales y cognitivas. Aquí, los autores Colding y Barthel (2017) señalan un desafío para el modelo de ciudad INTELIGENTE: aunque las ciudades INTELIGENTES ofrecen un paradigma prometedor para las transiciones hacia la resiliencia y sostenibilidad urbanas, al mismo tiempo pueden limitar las oportunidades de los niños para conectarse con la naturaleza al restringir el acceso a ella. Otro ejemplo son las instituciones de la ciencia del cambio ambiental global, que pueden obstaculizar la conexión emocional y filosófica con la naturaleza a través de sus intereses, necesidades y normas (Lahsen y Turnhout, 2021), y que a menudo carecen de atención a las capacidades cognitivas, emocionales y relacionales necesarias para una mejor gobernanza ambiental (Wamsler et al., 2020) y los fundamentos filosóficos de los enfoques actuales "desconectados".


2.4 Desconexión producida y reproducida por expresiones políticas y relaciones de poder

Estrechamente relacionadas con las ideas de la sección anterior, las organizaciones sociales y políticas y las estructuras de gobernanza están incrustadas y estructuradas por asimetrías de poder (Sandbrook, 2017; Tesfaw et al., 2018), y tienen el poder de movilizar la agencia, los recursos y los discursos, y pueden dar forma a otras instituciones y políticas para lograr un objetivo específico (Maas et al., 2021). El poder puede ser ejercido de múltiples formas, incluyendo a través del (1) poder de los discursos, narrativas o producción de conocimiento, (2) poder de enmarcado -cómo se entienden, comunican y discuten los problemas-, (3) poder estructural -que funciona a través de los sistemas socio-culturales, políticos y económicos-, (4) poder de creación de reglas- el poder de los actores para crear reglas e instituciones formales y (5) poder operacional- los derechos formales e informales para determinar el uso de activos como responsabilidades de monitoreo (Andersson et al., 2022).


Para volver al papel de las empresas de petróleo y gas, podemos observar cómo los intereses de estas entidades corporativas se cruzan con estructuras políticas particulares para movilizar el poder y crear desconexión, por ejemplo, cuando las empresas de petróleo y gas brindan recompensas financieras a los legisladores que votan en contra de la legislación ambiental (Goldberg et al., 2020). Estos legisladores pueden influir en las prioridades de mitigación del clima bajo los auspicios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y utilizar esta plataforma para desacreditar la ciencia del clima y las conexiones con la naturaleza alineadas con los objetivos de sostenibilidad (Dunlap y McCright, 2011; Newell y Paterson, 1998). Sin embargo, las organizaciones de la sociedad civil pueden trabajar con las instituciones gubernamentales para dirigir el poder político hacia el apoyo de las conexiones humanas con la naturaleza. Un ejemplo de poder político que apoya el potencial de reconexión cognitiva y experiencial se puede ver en las acciones del gobierno galés, congelando nuevos proyectos de construcción de carreteras, y destacando la necesidad de transformar la infraestructura nacional de caminar y andar en bicicleta como parte de sus planes para abordar la emergencia climática (Morris, 2021). Esta acción gubernamental puede proporcionar un mayor acceso público a la experiencia de la naturaleza, es decir, el tiempo y la proximidad a la naturaleza, que se han señalado como factores clave para fomentar la conexión con la naturaleza o los resultados clave de una mayor conexión con la naturaleza en la literatura de educación ambiental y psicología ambiental (Chawla, 2020; DeVille et al., 2021; Nisbet et al., 2020).


Se pueden producir muchas formas de desconexión desde lo material hasta lo filosófico a través de procesos de co-producción de conocimiento en la investigación ambiental, lo cual refuerza relaciones desiguales de poder e inhibe la transformación social si el disenso no se discute abiertamente (Turnhout et al., 2020). Por ejemplo, en estos procesos se pueden fomentar o cerrar instituciones, regulaciones, prácticas, asociaciones y marcos de comunicación que apoyen la conexión entre humanos y naturaleza (Chambers et al., 2021), lo cual puede influir en las creencias y valores normativos (Welden et al., 2021). Finalmente, muchas sociedades están plagadas de desigualdades sistémicas de larga data basadas en diferencias de raza, etnia, clase y género. Estas desigualdades en la representación, los recursos y el poder, a su vez, apoyan las desconexiones materiales y experiencias en forma de acceso reducido y participación con la naturaleza (Avila, 2018; Heynen et al., 2006), así como desconexiones cognitivas y emocionales a través del trauma generacional, experiencias negativas y deseos de seguridad (Finney, 2014; Sonti et al., 2020).


2.5 Ampliando la desconexión

En la Sección 2, se presentó la desconexión a partir de la revisión cuidadosa de la conexión con la naturaleza de Ives et al. (2018). Al considerar las dimensiones utilizadas en la revisión, se destacan factores de desconexión que no están completamente capturados en un reflejo de la conexión. Por ejemplo, esta sección presenta dimensiones de expresiones sociales, institucionales y políticas/relaciones de poder como tres ejemplos de lo que significa considerar la desconexión de la naturaleza más allá del individuo. Los resultados de este análisis respaldan la preocupación de que para comprender completamente la desconexión debemos incluir factores sociales que pueden afectar la relación humana con la naturaleza y contribuir a la desconexión (ver Tabla 2). Se desarrollarán ejemplos de desconexión en tres casos en la Sección 3, que ilustran ejemplos específicos y diversos de desconexión más allá de la consideración más común de la relación de un individuo con la naturaleza.





3 COMPRENDIENDO LA DESCONEXIÓN A TRAVÉS DE TRES CASOS

Para destacar las dimensiones de la desconexión descritas en la Sección 2, ilustramos ahora la complejidad y dinámica de la desconexión a través de estudios de casos. Los casos fueron seleccionados como ejemplos de diferentes dimensiones de desconexión de la naturaleza que se dan en diferentes partes del mundo. Utilizamos estudios de casos para definir e ilustrar aspectos conceptuales clave en un enfoque de viñeta. Como describen Knierim et al. (2021), una viñeta "es una historia de caso social que sirve como ejemplo y proporciona datos ilustrativos para la argumentación conceptual y una reflexión analítica ex-post" (p. 1062). Los casos fueron seleccionados intencionalmente para ilustrar ejemplos ricos, matizados y geográficamente diversos de las diferentes dimensiones de desconexión a la naturaleza basados en trabajos de campo de miembros del grupo de investigación. Utilizamos un estudio de caso sobre la experiencia de la inmigración para ilustrar la importancia y la dinámica de la dimensión sociocultural como se describe en la Sección 2.2. La dimensión institucional se ilustra a través de la exploración de la desconexión en relación con la producción y consumo global de carne. Finalmente, las expresiones políticas y la reproducción de las relaciones de poder inherentes a la desconexión se ilustran a través de la consideración de diversas interpretaciones de la naturaleza urbana en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.


3.1 Experiencia de los inmigrantes

Las conexiones de los inmigrantes con la naturaleza en los lugares a los que emigran están firmemente arraigadas en las comprensiones culturales del entorno natural. Por lo tanto, argumentamos que al entender los patrones de recreación de los diferentes grupos de inmigrantes a través del lente de la desconexión y también de la 're'conexión con la naturaleza, podemos comprender estos patrones de manera mucho más profunda; la inmigración a nuevos países y nuevas naturalezas implica la necesidad de desconectar y 're'conectar con los nuevos lugares, como lo han demostrado, por ejemplo, Finney y Rishbeth (2006) y también Lovelock et al. (2011). La investigación ha demostrado que las minorías étnicas (refugiados, solicitantes de asilo, inmigrantes de primera y segunda generación) utilizan las áreas naturales de manera diferente o en menor medida que la población mayoritaria (Floyd et al., 2008; Gentin, 2011; Kloek et al., 2013). Las explicaciones de estas diferencias se han basado en (1) marginalidad (social y económica), (2) discriminación, (3) diferentes valores/prácticas socioculturales y (4) el grado de aculturación (por ejemplo, Kloek et al., 2017; Stodolska, 2015; Stodolska et al., 2017). Además, las tasas de participación más bajas se han explicado por la distribución desigual o la baja calidad de la infraestructura verde en los barrios de las minorías étnicas (Boone et al., 2009; Comber et al., 2008; Ravenscroft y Markwell, 2000). Estas desigualdades se han abordado desde una perspectiva de justicia socioambiental (Jay et al., 2012; Morris et al., 2011; O'Brien et al., 2017). A partir de la Tabla 2, queda claro que la subrepresentación de las minorías étnicas, así como la distribución desigual/baja calidad de la infraestructura verde, también se pueden entender en términos de desconexión producida/reproducida a través de factores socioculturales, abordados en la desconexión debido a la exclusión, así como en la desconexión debido a la injusticia reconocida.


Los factores socioculturales que afectan a los distintos tipos de desconexión (tanto a nivel individual como societal) pueden estar basados en conceptualizaciones divergentes de la naturaleza (Buijs et al., 2009), así como en la falta de conocimiento sobre las normas, las formas de comportamiento culturalmente arraigadas en el aire libre, y sobre dónde ir (Rishbeth y Finney, 2006). Sostenemos que estos factores están integrados en "desconexión debida a la dominancia de la norma cultural" y "desconexión debida a la exclusión (fuera de lugar)". Además, la desconexión de la naturaleza en este ejemplo puede estar vinculada a factores políticos institucionales, ya que hay poco enfoque en los grupos subrepresentados en la legislación sobre la recreación al aire libre. Una notable excepción puede ser los objetivos de recreación al aire libre establecidos por el gobierno sueco en 2012, que incluyen la consideración de cómo los objetivos pueden satisfacer las necesidades de grupos específicos (Svenska Riksdag, 2012). Sin embargo, lo más común es la legislación centrada en proporcionar acceso para todos, y no en la necesidad de conocer dónde ir, lo que entra en la desconexión debida a la discriminación y la injusticia reconocida (Jay et al., 2012; Morris et al., 2011).


La desconexión debida a la dominancia de la norma cultural puede estar relacionada con la investigación de Curry et al. (2001); el autor presentó la idea de la identidad nacional como construida alrededor del ideal rural producido por hombres blancos, lo que contribuye a una sensación de exclusión para los grupos étnicos minoritarios. Recientemente, el enfoque ha estado en la integración basada en la naturaleza, enfatizando que las áreas naturales deben ser vistas como un recurso para la integración (Derrien y Stokowski, 2014; Gentin et al., 2019; Peters et al., 2016). Al proporcionar no solo la oportunidad de recreación, sino que se centran en la introducción de áreas recreativas próximas y en el aprendizaje sobre la recreación al aire libre, por ejemplo, qué hacer (comportamiento y aprendizaje cultural), cómo comportarse (normas) y dónde ir (accesibilidad), se puede alentar a los grupos subrepresentados a participar en actividades de recreación al aire libre (Gentin y Præstholm, 2021; Gentin et al., 2019; Morris et al., 2011). Esta mayor participación formará la base para volver a conectarse con nuevas naturalezas y también puede servir como base para establecer C2N en nuevos entornos.


3.2 Producción y consumo de carne

Se pueden observar desconexiones materiales, cognitivas y emocionales en la producción y el consumo de carne, que están mutuamente entrelazados e incorporados y sostenidos por prácticas y paradigmas culturales mucho más allá del nivel individual (Barlösius, 2016). Debido a la amplia indiferencia, una orientación hacia precios bajos como criterio principal para las compras de alimentos es el principal impulsor de los modos actuales de producción de carne (Carolan, 2018). Este factor, junto con una perspectiva "imperialista", es un paradigma cultural dominante que se basa en la internalización de los beneficios mientras permite externalizar los efectos adversos (Brand & Wissen, 2017). Una dieta que considera la carne saludable e indispensable como elemento de una comida "completa" es el tercer componente de los patrones culturales que sustentan este caso (Font-i-Furnols & Guerrero, 2014).


Como parte de la relación recíproca entre las desconexiones individuales y sociales de la naturaleza, las desconexiones materiales a nivel individual pueden desempeñar un papel importante. Mientras se han interrumpido las conexiones regionales entre los productores de ganado y los consumidores de carne, se han formado cadenas de valor de carne globalizadas a larga distancia. Por ejemplo, el ganado en puntos críticos de producción de carne en Europa (por ejemplo, Dinamarca o Alemania) se cría típicamente en base a soja y otros cultivos producidos en lugares distantes, típicamente en América Latina (Naylor et al., 2005). La cantidad de animales que se deben producir para satisfacer la demanda del consumidor en Europa no se puede alimentar con tierras agrícolas donde se mantienen solos estos animales, y la huella de tierra global de la producción de carne europea está aumentando (O'Brien et al., 2017). Esta desconexión material dentro de la producción contradice la idea de circuitos cerrados o una economía circular y resulta en múltiples y graves desafíos de sostenibilidad socioecológica (Steinfeld et al., 2006).


El caso del consumo de carne también exhibe una desconexión cognitiva y emocional porque los consumidores se confunden fácilmente acerca de los efectos sociales y ambientales adversos del consumo de carne. Debido a la complejidad de las cadenas de valor, las condiciones de producción no son transparentes y los consumidores pueden considerarse ecológicamente analfabetos ya que tienen poco o ningún conocimiento y experiencias directas con el alimento a larga distancia y la producción animal (Kastner et al., 2011).


Las largas cadenas de producción y consumo de carne son posibles en los procesos institucionales, más notablemente en el comercio global y las políticas de apoyo agrícola. Los desequilibrios de poder, con poco poder de negociación por parte de los países latinoamericanos e incluso actores comunitarios locales para encontrar la consideración y el reconocimiento adecuados de los problemas ambientales y sociales, son un elemento inherente de la estructura político-económica de los sistemas alimentarios actuales. Los intereses creados, que a menudo resultan en subsidios perjudiciales para el medio ambiente y la sociedad (Scown et al., 2020), y la falta de voluntad de los actores políticos clave en Europa para abordar los problemas ambientales e injusticias sociales relacionados con la producción de carne son otros aspectos sociales importantes.


El caso de la carne revela que las conexiones y desconexiones deben considerarse no mutuamente excluyentes, sino potencialmente dependientes entre sí. La desconexión de los consumidores europeos de carne de los sitios de producción de alimento como elemento constitutivo de sus dietas solo es posible a través de un sistema de comercio global teleconectado (Garrett y Rueda, 2019).


3.3 Acceso, seguridad y naturaleza informal.

Examinar las relaciones entre humanos y naturaleza en un contexto del sur global muestra cómo la desconexión de la naturaleza debe ampliarse aún más para incluir dimensiones históricas que reconozcan cómo el colonialismo y la exclusión han creado ciertos tipos de naturaleza a los que se considera que las personas están más o menos desconectadas. En las sociedades altamente industrializadas, a menudo se asume que las personas tienen compromisos beneficiosos y actitudes positivas hacia las áreas verdes urbanas (Elands et al., 2015). Sin embargo, los espacios verdes informales en países de bajos y medianos ingresos a menudo están relacionados con problemas asociados con los residuos y el alcantarillado, los impactos adversos en la salud y el crimen (Adegun, 2017; Venter et al., 2022). Examinar las relaciones entre humanos y naturaleza dentro de la ciudad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica, con una diversidad cultural y biológica única y desafíos de desarrollo extremos, demuestra la importancia de considerar las dimensiones históricas, políticas, culturales, coloniales y de justicia para comprender y definir la desconexión de la naturaleza.


Aunque las áreas naturales en Ciudad del Cabo están asociadas con resultados positivos y negativos para el bienestar (Goodness y Anderson, 2013), los funcionarios de la ciudad informan que los espacios naturales y abiertos no gestionados adyacentes a áreas de bajos ingresos a menudo se perciben como "espacios negativos". La etiqueta negativa se basa en que estos lugares se asocian con una falta de seguridad y altas tasas de criminalidad. Al mismo tiempo, los parques más altamente gestionados en la ciudad brindan recreación para las áreas más acomodadas de la ciudad (Stålhammar, 2021). Los aspectos negativos de las áreas verdes también incluyen animales carroñeros como babuinos y la amenaza de incendios descontrolados (Hoffman y O'Riain, 2012). La desconexión de las áreas naturales y parques formales y altamente gestionados es una cuestión de acceso desigual, que debe entenderse en relación con la planificación espacial histórica del apartheid, que ha mantenido la segregación y ha impedido el acceso a las reservas naturales por parte de las comunidades no blancas.


Además, la idea de que la naturaleza puede ser un peligro para la seguridad se complica debido a narrativas que sugieren que algunos tipos de vegetación se consideran más inseguros que otros. Algunos grupos han argumentado que la densa vegetación autóctona proporciona mejores lugares para esconderse a los delincuentes y se ha considerado un peligro para la seguridad en las zonas más acomodadas de la ciudad, donde los miembros de la comunidad prefieren bosques de pinos invasores para actividades recreativas y sombra (Stålhammar, 2021). Estas narrativas muestran las deficiencias de la idea de un tipo de naturaleza científicamente "correcto" al que uno debería estar conectado y la importancia de tener en cuenta las formas informales de conocimiento y compromiso con la naturaleza. Desde una perspectiva de gestión de la biodiversidad, un desafío central al considerar las preferencias de los ciudadanos es que no conocen la diferencia entre los tipos "correctos" de naturaleza, como la invasora frente a la autóctona (Stålhammar, 2021). La dominancia de la perspectiva tradicional de la conservación plantea un desafío para abordar la idea de desconexión de la naturaleza en Ciudad del Cabo, ya que la conservación está asociada e influenciada por su pasado colonial (Martin et al., 2016), incluyendo el ideal científico de la biodiversidad y la "pureza de la naturaleza". Esto choca con otras ideas sobre la importancia social de la naturaleza urbana, como los jardines urbanos en proyectos comunitarios, compromisos positivos con especies invasoras, prácticas autóctonas y la recolección de plantas tradicionales (Ernstson, 2013; Lidström et al., 2016; Petersen et al., 2017). Este caso demuestra la importancia de la desconexión en relación con múltiples entendimientos de lo que es la naturaleza, para quién y por razones históricas y políticas, y examinar las implicaciones de justicia de situaciones específicas.


4 SÍNTESIS DE LA DESCONEXIÓN

Este artículo de perspectiva ha intentado trazar un curso más allá de una simple dicotomía de desconexión y conexión; el concepto de desconexión puede ayudar a informar nuestra comprensión de la conectividad. Hemos argumentado que necesitamos una comprensión más matizada de la C2N, que vaya más allá de una comprensión unidireccional de conexión positiva hacia una comprensión más compleja que tenga en cuenta tanto la conexión como la desconexión de la naturaleza. Los casos revelaron que la desconexión de la naturaleza se expresa en procesos de construcción de significado individuales y sociales, resumidos en la "rueda de desconexión" (Figura 1). Esta rueda representa un punto crítico de partida de las interpretaciones individualistas de la C2N, que supone que el nivel de conexión es un subproducto del tipo y alcance de la experiencia individual en la naturaleza (Rosa y Collado, 2019) o del nivel de inclusión del ser en la naturaleza (Schultz, 2001). Los ejemplos se relacionan principalmente con procesos individuales en el lado izquierdo (como se destaca en la Tabla 1). El lado derecho de la rueda incluye tipos de desconexiones relacionadas con procesos sociales (como se destaca en la Tabla 2). Basándonos en Gould y Schultz (2021), la rueda sugiere que las personas no siempre tienen creencias explícitas sobre su relación con la naturaleza; en su lugar, aparecen indirectamente a través de procesos individuales y sociales. En otras palabras, las desconexiones pueden tener diferentes manifestaciones (Shackleton et al., 2016) y orígenes (Campagne et al., 2018).



FIGURA 1. La "Rueda de la desconexión" es una figura que ilustra cómo la desconexión de la naturaleza tiene lugar a través de procesos interrelacionados de conductores y dimensiones de desconexión individuales (Tabla 1) y sociales (Tabla 2). Estos procesos pueden dar lugar a diferentes tipos de desconexión, como se resume en los términos y conceptos del círculo exterior.


La Tabla 3 muestra cómo los casos pueden encajar en la rueda de la desconexión. La rueda nos permite considerar situaciones o ejemplos específicos y abordar la desconexión de la naturaleza de manera más completa, y ofrece la oportunidad de ver la desconexión a través de un espectro de significado humano. Además, muchos de los términos utilizados en la tabla están diseñados para incluir tanto las formas como los impulsores de la desconexión y su interacción.


TABLA 3: Aplicación de la rueda de desconexión como herramienta para comprender mejor la complejidad en casos de desconexión desde una perspectiva de construcción social del significado.


Incluso sin la Rueda de la Desconexión como referencia, la Tabla 3 destaca ejemplos de ir más allá de las perspectivas individuales de desconexión hacia la societal, inclusiva de una variedad de ejemplos de desconexión.


5 APLICACIÓN DE LA DESCONECTIVIDAD Más allá de los estudios de casos, encontramos más apoyo para una comprensión amplia de la desconexión como una forma de apoyar la práctica. Ejemplos de tal apoyo incluyen el marco del IPBES sobre la contribución de la naturaleza a las personas (Brondizio, Settele, et al., 2019) y la literatura relacionada con los servicios ecosistémicos negativos. Además, la literatura y práctica de la educación ambiental en evolución también son apoyadas por este enfoque crítico y más amplio de la desconexión. Ambos ejemplos se presentan en esta sección.


5.1 Contribución de la naturaleza a las personas (NCP) y servicios ecosistémicos negativos

A pesar de reconocer el papel central y pervasivo que desempeña la cultura en las relaciones entre humanos y naturaleza, las contribuciones negativas son comúnmente presentadas en términos de "costos", beneficios o perjuicios para el bienestar humano (Escobedo et al., 2011; Von Döhren & Haase, 2015) en las becas de contribución de la naturaleza a las personas y de servicios ecosistémicos. Por ejemplo, la transmisión de enfermedades y la depredación que dañan a las personas o sus bienes (Díaz et al., 2018) o los daños causados al bienestar humano por la pérdida o degradación de los servicios ecosistémicos culturales (Huynh et al., 2022). Recientemente, se ha sugerido el concepto de disvalores de la naturaleza como una necesidad de atención, considerando el espectro completo de disvalores necesarios para identificar mejor los compromisos socioecológicos, lo que es un paso importante para buscar soluciones y encontrar un terreno común en cuanto a la sostenibilidad y la justicia (Lliso et al., 2022).


Aquí, vamos más allá de las potencialidades de los ecosistemas de la desconexión de la naturaleza y mostramos cómo la desconexión surge de las interconexiones entre los procesos sociales, culturales y políticos en contextos de toma de decisiones específicos, como la producción de carne. Este hallazgo se alinea con una discusión más contemporánea sobre los servicios ecosistémicos negativos que destaca que los servicios ecosistémicos negativos son co-producidos por humanos y ecosistemas. Por lo tanto, es necesario incluir los servicios ecosistémicos negativos en las evaluaciones biológicas y socioculturales (Blanco et al., 2019). Es importante destacar que la rueda de desconexión va más allá de estas contribuciones al mostrar cómo las desconexiones vinculadas a diferentes aspectos de los procesos de construcción de significado individual o social se manifiestan en contextos específicos. Además, los procesos de construcción de significado vinculados a los contextos políticos e institucionales del lugar pueden servir para "filtrar" cómo se integran las expresiones individuales o grupales de desconexión en la vida cotidiana. Por estas razones, las diferencias culturales deben ser seriamente consideradas al evaluar las relaciones entre humanos y naturaleza.


5.2 Investigación y práctica en educación ambiental en evolución

La investigación y práctica en educación ambiental (EE) están altamente asociadas con el estudio C2N (Krasny, 2020; Lengieza & Swim, 2021) y proporcionan un contexto valioso para considerar una comprensión más amplia de la desconexión que pueda guiar los esfuerzos de C2N. El estudio C2N debe tener cuidado de no enfatizar el pensamiento dualista y depender de la causalidad simple. La complejidad en la comprensión de la conectividad va más allá de los modelos de progresión y su búsqueda inherente de universalidad y necesidad, y debe enfatizar las relaciones entre individuos y sus diversos contextos interactivos (Beery & Wolf-Watz, 2014). Una mejor comprensión de la desconexión puede ayudar a garantizar que nuestros esfuerzos hacia C2N reconozcan esta complejidad. Los académicos de la educación ambiental han presentado el trabajo del conservacionista estadounidense del siglo XX, Aldo Leopold, como una base filosófica práctica para C2N (Beery, 2013; Goralnik & Nelson, 2011). Leopold usó el término "ética de la tierra" en su trabajo explorando la relación humana con la naturaleza. Argumentó que esta idea "amplía los límites de la comunidad para incluir suelos, aguas, plantas y animales, o colectivamente, la tierra" (Leopold, 1949, 204). También alentó a las personas a verse a sí mismas como pertenecientes a una comunidad más amplia, social y ecológica, es decir, "la tierra". El término comunidad es crítico aquí ya que nos recuerda que C2N no es simplemente una medida de relaciones individuales, sino también un producto del mundo social de las personas, uno que viene con organización social y cultural, estructuras de poder e infraestructura colectiva. Debemos guiar los esfuerzos educativos para empoderar las relaciones individuales entre las personas y la naturaleza sin perder de vista el papel de la educación en iluminar formas sociales y culturales para apoyar colectivamente la idea de que las personas son parte de la naturaleza. Un buen ejemplo de esto en la literatura reciente de C2N destaca la agricultura colectiva participativa como un punto de apalancamiento para fomentar C2N (Pérez-Ramírez et al., 2021). El estudio consideró cómo las actividades de agricultura colectiva participativa podrían identificar vías hacia una C2N más sólida. La participación individual en la agricultura puede proporcionar un nivel de experiencia en la naturaleza para apoyar una mayor conexión, al tiempo que reconoce el papel de los elementos sociales más allá del individuo.


5.3 Direcciones futuras Este artículo no buscó operacionalizar las diversas dimensiones de desconexión.

Se necesita investigación futura para desarrollar enfoques mixtos o multimétodo para evaluar la desconexión desde perspectivas individuales y sociales y los impulsores directos e indirectos de la desconexión dentro de contextos específicos. Una dirección de investigación prometedora es considerar que las conexiones con la naturaleza en un contexto pueden ser desconexiones en otro contexto. Esto se relaciona con la observación de Rasmussen et al. (2017) de que algunas funciones o características podrían cambiar entre servicios y diservicios.


6 CONCLUSIONES

Los resultados de esta perspectiva han sido ampliar la conciencia sobre la desconexión y cómo se manifiesta en diferentes áreas de la construcción de significado individual y social. La conexión con la naturaleza no solo es relevante para los individuos, sino que también es igualmente aplicable a los procesos de construcción de significado social. La rueda de desconexión de la naturaleza presentada en este artículo proporciona una forma de mostrar cómo las desconexiones con la naturaleza se manifiestan en relación con diferentes tipos de procesos de construcción de significado individual o social, problematizando así la investigación existente que busca crear dualismos entre los impactos positivos y negativos de los seres humanos en el medio ambiente, aislados de contextos culturales o políticos. No buscamos desacreditar la investigación o los esfuerzos prácticos significativos para fomentar una conexión individual con la naturaleza al llamar al lector a considerar los elementos sociales o colectivos de la desconexión. En cambio, esperamos que la creación de una mayor conciencia y comprensión de la desconexión pueda guiar las oportunidades futuras para fortalecer C2N a lo largo de un continuum, desde lo individual hasta lo colectivo.


CONTRIBUCIONES DE LOS AUTORES Todos los autores participaron en la concepción de la idea, la organización y el desarrollo del artículo y la escritura del mismo.


AGRADECIMIENTOS Los autores agradecen a Marie Alstrup Jensen por el diseño de la figura. El tiempo de Christopher Raymond fue respaldado por el proyecto VIVA-PLAN (número de subvención 2018-00175) financiado por el Consejo de Investigación de Desarrollo Sostenible de Suecia (Formas).


DECLARACIÓN DE CONFLICTO DE INTERESES Arjen Buijs y Tobias Plieninger son editores asociados de People and Nature, pero no participaron en el proceso de revisión por pares.






Comments


bottom of page