top of page

La memoria de Iztapalapa en Semana Santa, Patrimonio Cultural Intangible






La Pasión de Cristo en Iztapalapa es una de las manifestaciones culturales y religiosas más importantes de la Ciudad de México. En esta tradición, que data del siglo XIX y que este año cumple 180 años de llevarse a cabo, participan cientos de actores de la demarcación y miles de espectadores nacionales e internacionales. Es una costumbre que hereda la necesidad de cuidar y preservar la memoria cultural de Iztapalapa a través la unidad, la cooperación y el esfuerzo colectivo de las distintas comunidades que la conforman.



Esta representación, que cada año tiene como uno de sus escenarios principales el Cerro de la Estrella, nació como un juramento de las y los pobladores de los Ocho Barrios originarios de Iztapalapa (San Lucas, Santa Bárbara, San Ignacio, San Pablo, San José, San Pedro, La Asunción y San Miguel) hacia el Señor de la Cuevita, por haber parado las muertes durante la epidemia de colera morbus que azotó a la Ciudad de México en 1833. Cuentan los cronistas de Iztapalapa que la epidemia no sólo cesó, sino que incluso dicen que en el poblado de San Lorenzo brotó un manantial de un ahuehuete cuya agua milagrosa fue capaz de curar a los enfermos.




La Pasión de Cristo ha sido transmitida de generación en generación y los actores que participan son seleccionados a través de un riguroso proceso de casting que tiene lugar varios meses antes del inicio de la Semana Santa. Para poder ser considerados para el papel, los aspirantes deben cumplir con ciertos requisitos específicos: deben ser residentes de los Ocho Barrios que conforman la Alcaldía Iztapalapa y tener entre 18 y 35 años de edad. Tener una estatura mínima de 1.60 metros y un peso proporcional a su talla.


Otro requisito fundamental es tener una actitud respetuosa y comprometida hacia la tradición y la religiosidad de la representación, así como un profundo conocimiento del papel que se les ha asignado. Además, deben estar dispuestos a participar en un extenso proceso de preparación y ensayos, que incluye la memorización de los diálogos y movimientos precisos. En cuanto a los papeles específicos, los actores deben cumplir con ciertos requisitos adicionales. Por ejemplo, el actor que interpreta a Jesús debe ser un joven que con buena condición física y con la capacidad para llevar un riguroso plan de entrenamiento.


El relato comienza con la entrada de Jesús en Jerusalén, conocido como Domingo de Ramos. Esta entrada es conmemorada con procesiones en las que se llevan palmas y se entonan cánticos. Posteriormente se conmemora la Última Cena, en la que Jesús compartió una cena con sus discípulos y les habló de su próxima muerte. Esta cena es recordada en la liturgia del Jueves Santo. El Viernes Santo es el día en que se conmemora la crucifixión y muerte de Jesús. En muchos lugares, se realizan procesiones en las que se lleva una imagen de Jesús crucificado donde las personas se flagelan o se hacen heridas en honor a la Pasión de Cristo. El Sábado Santo es un día de silencio y reflexión, en el que se recuerda el sepulcro de Jesús y se espera la Resurrección. La Semana Santa concluye con el Domingo de Resurrección, en el que se celebra la resurrección de Jesús. En ese día muchas iglesias llevan a cabo misas y procesiones en las que se proclama la buena nueva de la Resurrección.




Imágenes de la representación número 170 de la Pasión de Cristo en Iztapalapa. Guillermo Mendía



La Pasión de Cristo en Iztapalapa es una muestra del sincretismo religioso que se dio en México con la llegada de los españoles y permite conectar con las raíces de los pueblos originarios e identificar los elementos prehispánicos de esta región de la Cuenca de México. Es una forma de resistencia y de preservación de la identidad cultural de los pueblos frente a las imposiciones políticas culturales hegemónicas.

Es por eso que el pasado 22 de marzo de 2023, la Comisión Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial (CNPCI) entregó al Comité Organizador de la Semana Santa en Iztapalapa A.C. (COSSIAC) el registro en el Inventario de Patrimonio Cultural Inmaterial de México a la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en Iztapalapa. Este registro es un mecanismo que fortalece la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, al promover la creación de planes concretos y medidas para su resguardo.

La representación de la Pasión de Cristo en Iztapalapa es un evento de gran importancia para la comunidad local, que participa activamente en su organización y desarrollo. El COSSIAC representa a la comunidad de los Ocho Barrios que realizan esta puesta en escena y junto con la alcaldía de Iztapalapa, solicitaron el registro ante la CNPCI en 2019.

El proceso de reconocimiento para la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en Iztapalapa inició en 2019 y se llevó a cabo entre septiembre de 2022 y marzo de 2023, a través de 21 sesiones de trabajo en las que participaron representantes comunitarios, funcionarios de la Dirección de Promoción e Investigación de la DGCPIU, la Dirección de Patrimonio Mundial del INAH y la Dirección Ejecutiva de Cultura de la Alcaldía Iztapalapa.

La Pasión de Cristo en Iztapalapa es una manifestación cultural y religiosa de gran importancia histórica y antropológica, que debe ser preservada y protegida para las generaciones futuras. Su registro en el Inventario de Patrimonio Cultural Inmaterial de México es una muestra del compromiso de la sociedad y las instituciones con la preservación de nuestra identidad y nuestro patrimonio cultural.




Antonio Rodríguez, Clara Brugada, Diego Prieto y Luz de Lourdes Herbert con actores de la Pasión de Cristo. Foto: Alcaldía Iztapalapa.




Comments


bottom of page