top of page

Recibe el INAH en donación el predio que aloja el Museo de Sitio de la Z.A. de Zultepec-Tecoaque

La secretaria de cultura Alejandra Frausto encabezó como testigo de honor la firma del acta de donación acompañada por la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros y el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el antropólogo Diego Prieto.



INFO: BOLETÍN 82 INAH


FOTO: Guillermo Mendia


El pasado 17 de febrero, el Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Zultepec-Tecoaque se sumó al patrimonio que custodia la Secretaría de Cultura del Gobierno de México a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al recibir en donación, por parte del ex gobernador de Tlaxcala, Tulio Hernández y su familia, el casco del antiguo Rancho de Santo Domingo Tequixtla. En la actualidad, este espacio no solo alberga el Museo de Sitio, sino también las bodegas del proyecto de investigación a cargo de los arqueólogos Ana María Jarquín y Enrique Martínez, donde se resguardan más de 35 mil piezas teotihuacanas y acolhuas que datan de los periodos Clásico (200-650 d.C.) y Posclásico (1200-1521 d.C.).


FOTO: Edoardo Esparza

FOTO: Edoardo Esparza


El terreno donde se ubica el recinto cuenta con una superficie de una hectárea –ocupada por el casco del antiguo rancho pulquero y ganadero, cuyos orígenes se remontan a la década de 1870– y dos hectáreas de terrenos de labor que lo rodean. De acuerdo con el titular del Centro INAH Tlaxcala, José Vicente de la Rosa Herrera, esta donación permitirá iniciar tres líneas de acción en el corto plazo: ampliar el espacio de exhibición y optimizar el área de bodega y el laboratorio de sitio; mejorar los 560 metros lineales que integran el camino de acceso al museo; e iniciar las obras para colocar una barda perimetral en la zona arqueológica.


FOTO: Edoardo Esparza



En buena medida, la importancia de esta zona reside precisamente en su ubicación fronteriza entre el señorío tlaxcalteca y la región acolhua, en el oriente de la cuenca de México y de la cual formó parte. Las primeras exploraciones arqueológicas en este asentamiento se efectuaron en la década de los sesenta del siglo XX. Las excavaciones estuvieron a cargo del arqueólogo Román Piña Chan, quien publicó una breve reseña de las mismas en su libro Ciudades arqueológicas de México (INAH, 1963). Durante el decenio siguiente se llevaron a cabo trabajos de superficie en el sitio, con el apoyo de la Fundación Alemana y bajo la dirección del arqueólogo Ángel García Cook y su equipo, en el que destacó la arqueóloga Leonor Merino Carrión.


Luego de un receso de más de 30 años, en 1992 reiniciaron las excavaciones e investigaciones arqueológicas en el centro ceremonial del sitio. Los arqueólogos Ana María Jarquín Pacheco y Enrique Martínez Vargas encabezaron dos proyectos para ahondar en los hallazgos. Los trabajos realizados durante 23 años permitieron reconstruir acontecimientos trascendentes acaecidos en el lugar. Por ejemplo, fue posible definir a Zultépec-Tecoaque como un punto importante en el desarrollo comercial del occidente de Tlaxcala durante el periodo que va de 1300 a 1521. Además de recuperar un importante número de piezas arqueológicas, como un tzompantli, se encontró una gran cantidad de objetos y restos óseos humanos y de animales procedentes de diversos lugares de Mesoamérica, Cuba y Europa.


Y es que en este lugar fue capturada una caravana española que formó parte de la expedición de Pánfilo de Narváez, quien tenía la misión de aprehender a Hernán Cortés. La zona arqueológica consta de tres plazas, edificadas en diferentes niveles. En ellas sobresale el centro ceremonial y, dentro de éste, el templo circular dedicado al dios del viento Ehécatl-Quetzalcóatl. El complejo cuenta también con calzadas, pasillos, un patio y conjuntos habitacionales, además de un número importante de aljibes para el almacenamiento de aguas pluviales.


Los detalles de este impactante acontecimiento los narra el Arqlgo. Enríque Martínez en este capítulo de la serie México Diverso ( min.20:16 ).


La zona arqueológica se localiza en el km 35 de la carretera libre México-Veracruz, s/n, en el ejido de San Marcos Guaquilpan perteneciente al municipio de Calpulalpan, Tlaxcala. La entrada es libre.











תגובות


bottom of page